Spanish by Choice/Novelas Cortas 14

From Wikibooks, open books for an open world
< Spanish by Choice
Jump to: navigation, search

 

Novelas Cortas: Moros y Cristianos, pt. 3


Introduction[edit]

Third part of the short story “Moros y Cristianos,” which appears in the book “Novelas Cortas” by Pedro Antonio de Alarcón with notes by W.F. Giese. LibriVox recording read by Karen Savage.

Audio File[edit]


Text[edit]

XI[edit]

Pasada la cumbre, no tardó en descubrir en la cañada próxima a un corpulento moro vestido de blanco, el cual araba patriarcalmente la negruzca tierra con auxilio de una hermosa yunta de bueyes. Parecía aquel hombre la estatua de la Paz tallada en mármol. Y, sin embargo, era el triste y temido renegado ben-Munuza, cuya historia os causará espanto cuando la conozcáis.

Contentaos por lo pronto(192) con saber que tendría cuarenta años, y que era rudo, fuerte, ágil y de muy lúgubre fisonomía, bien que sus ojos fuesen azules como el cielo y rubias sus barbas como aquel sol de África que había dorado a fuego[96-5] la primitiva blancura europea de su semblante.

—¡Buenos días, Manos-gordas!—gritó en castellano el antiguo español, tan luego como divisó al marroquí.

Y su voz expresó la alegría melancólica propia del extranjero que halla ocasión de hablar la lengua patria. —¡Buenos días, Juan Falgueira!—respondió sarcásticamente ben-Carime.

El renegado tembló de pies a cabeza al oír semejante saludo, y sacó del arado la reja de hierro como para defender su vida.

—¿Qué nombre acabas de pronunciar?—añadió luego, avanzando hacia Manos-gordas.

Éste lo aguardaba riéndose, y le respondió en árabe, con un valor de que nadie le hubiera creído capaz:

—He pronunciado... tu verdadero nombre: el nombre que llevabas en España cuando eras cristiano, y que yo conozco desde que estuve en Orán[97-1] hace tres años....

—¿En Orán?

—¡En Orán, sí, señor!... ¿Qué tiene eso de extraordinario? De allí habías venido tú a Marruecos,[97-2] y allí fuí yo a comprar gallinas. Allí pregunté tu historia, dando tus señas, y allí me la contaron varios españoles. Supe,[97-3] por tanto, que eras gallego, que te llamabas Juan Falgueira, y que te habías escapado de la Cárcel Alta de Granada, donde estabas ya en capilla para ir a la horca por resultas de[97-4] haber robado y dado muerte, hace quince años, a unos señores a quienes servías en clase de mulero.... ¿Dudarás ahora de que te conozco perfectamente?

—Dime, alma mía...—respondió el renegado con voz sorda y mirando a su alrededor—¿y has contado eso a algún marroquí? ¿Lo sabe alguien más que tú en esta condenada tierra? Porque es el caso que yo quiero vivir en paz, sin que nadie ni nada me recuerde aquella mala hora, que harto he purgado. Soy pobre; no tengo familia, ni patria, ni lengua, ni el Dios que me crió. Vivo entre enemigos, sin más capital que estos bueyes y que esos secanos, comprados a fuerza de[97-5] diez años de sudores.... Por consiguiente, haces muy mal en venir a decirme....

—¡Espera!—respondióle muy alarmado Manos-gordas—No me eches esas miradas de lobo, que vengo a hacerte un gran favor, y no a ofenderte por mero capricho. ¡A nadie he contado tu desgraciada historia! ¿Para qué? ¡Todo secreto puede ser un tesoro, y quien lo cuenta se queda sin él! Hay, empero, ocasiones en que se hacen cambios de secretos sumamente útiles. Por ejemplo: yo te voy a contar un importante secreto mío, que te servirá como de fianza del tuyo, y que nos obligará a ser amigos toda la vida....

—Te oigo. Concluye....—respondió calmosamente el renegado.

Aben-Carime leyóle entonces el pergamino árabe, que Juan Falgueira oyó sin pestañear y como enojado; visto lo cual[98-1] por el moro, y a fin de acabar de atraerse su confianza, le reveló también que había robado aquel documento a un cristiano de Ceuta....

El español se sonrió ligeramente al pensar en el mucho miedo que debía de tenerle(193) el mercader de huevos y de gallinas cuando le contaba sin necesidad aquel robo, y, animado el pobre Manos-gordas con la sonrisa de ben-Munuza, entró al fin en el fondo del asunto, hablando de la siguiente manera:

—Supongo que te has hecho cargo[98-2] de la importancia de este documento y de la razón por qué te lo he leído. Yo no sé dónde está la Torre de Zoraya, ni Aldeire, ni el Cenet: yo no sabría ir a España, ni caminar por ella; y, además, allí me matarían por no ser cristiano, o, cuando menos,[98-3] me robarían el tesoro antes o después de descubierto.[98-4] Por todas estas razones necesito que me acompañe un español fiel y leal, de cuya vida sea yo dueño y a quien pueda hacer ahorcar con media palabra; un español, en fin, como tú, Juan Falgueira, que, después de todo, nada adelantaste con robar ni matar, pues trabajas aquí como un asno, cuando con los millones que voy a proporcionarte podrás irte a América, a Francia, a la India, y gozar, y triunfar, y subir tal vez hasta rey.[98-5] ¿Qué te parece mi proyecto?[98-6] —Que está bien hilado, como obra de un moro....—respondió ben-Munuza, de cuyas recias manos, cruzadas sobre la rabadilla, pendía, balanceándose, la barra de hierro a la manera de la cola de un tigre.

Manos-gordas se sonrió ufanamente, creyendo aceptada su proposición.

—Sin embargo....—añadió después el sombrío gallego.—Tú no has caído en una cuenta[99-1]....

—¿En cuál?—preguntó cómicamente ben-Carime, alzando mucho la cara y no mirando a parte alguna, como quien se dispone a oír sandeces y majaderías.

—¡Tú no has caído en que yo sería tonto de capirote[99-2] si me marchase contigo a España a ponerte en posesión de... medio tesoro, contando con que tú me pondrías a mí en posesión del otro medio! Lo digo porque no tendrías más que pronunciar media palabra el día que llegásemos a Aldeire y te creyeses libre de peligros, para zafarte de mi compañía y de darme la mitad de las halladas riquezas.... ¡En verdad que no eres tan listo como te figuras, sino un pobre hombre, digno de lástima, que te has metido en un callejón sin salida al descubrirme las señas de ese gran tesoro y decirme al mismo tiempo que conoces mi historia, y que, si yo fuera contigo a España, serías dueño absoluto de mi vida!... Pues ¿para qué te necesito yo a ti? ¿Qué falta me hace tu ayuda para ir a apoderarme del tesoro entero? ¿Ni[99-3] qué falta me haces en el mundo? ¿Quién eres tú, desde el momento en que me has leído ese pergamino, desde el momento en que puedo quitártelo?

—¿Qué dices?—gritó Manos-gordas, sintiendo de pronto circular por todos sus huesos el frío de la muerte.

—No digo nada.... ¡Toma!—respondió Juan Falgueira, asestando un terrible golpe con la barra de hierro sobre la cabeza de ben-Carime, el cual rodó en tierra, echando sangre por ojos, narices y boca, y sin poder articular palabra....

El desgraciado estaba muerto.

XII[edit]

Tres o cuatro semanas después de la muerte de Manos-gordas, el veintitantos[100-1] de Febrero de 1821, nevaba si había que nevar[100-2] en la villa de Aldeire y en toda la elegantísima sierra andaluza,[100-3] a que la propia nieve da vida y nombre.

Era domingo de Carnaval, y la campana de la iglesia llamaba por cuarta vez a misa, con su voz delgada y pura como la de un niño, a los ateridos cristianos de aquella feligresía demasiado próxima al cielo, los cuales no se resignaban fácilmente, en día tan crudo y desapacible, a dejar la cama o a separarse de los tizones, alegando acaso, como pretexto, que «los días de Carnestolendas no se debe rendir culto a Dios, sino al diablo.»

Algo semejante decía por lo menos el tío Juan Gómez a su piadosa mujer, la seña[100-4] Torcuata, defendiéndose, en el rincón del fuego, de los argumentos con que nuestra amiga le rogaba que no bebiera más aguardiente ni comiese más roscos, sino que la acompañase a misa, a fuer de buen cristiano, sin miedo alguno a las críticas del maestro de escuela y demás electores liberales; y muy enredada estaba la disputa cuando cata aquí[100-5] que entró en la cocina el tío Jenaro, mayoral de los pastores de su merced, y dijo, quitándose el sombrero y rascándose la cabeza, todo de un solo golpe:[100-6]

—¡Buenos días nos dé Dios, señor Juan y señá Torcuata! Ya se harán ustedes cargo[100-7] de que algo habrá sucedido por allá arriba para que yo baje por aquí con tan mal tiempo, no tocándome oír misa este domingo. ¿Cómo va de salud?(194)

—¡Vaya! ¡vaya! ¡no espero más!—exclamó la mujer del alcalde, cruzándose la mantilla[100-8] con violencia.—¡Estaría de Dios[100-9] que hoy echases la misa en el puchero![100-10] ¡Ya tienes ahí conversación y copas para todo el día, sobre si[100-11] las cabras están preñadas o sobre si los borregos han echado cuernos! ¡Te condenarás, Juan; te condenarás si no haces pronto las paces con la Iglesia dejando la maldita alcaldía!

Marchado que se hubo[101-1] la seña Torcuata, el Alcalde alargó un rosco y una copa al mayoral, y le dijo:

—¡Simplezas de mujeres, tío Jenaro! Arrímese usted a la lumbre y hable. ¿Qué ocurre por allá arriba?

—¡Pues nada! que ayer tarde el cabrero Francisco vió que un hombre, vestido a la(195) malagueña, con pantalón largo y chaquetilla de lienzo, y liado en una manta de muestra,[101-2] se había metido en el corral nuevo por la parte que todavía no tiene tapia, y rondaba la Torre del Moro, estudiándola y midiéndola come si fuese un maestro de obras.[101-3] Preguntóle Francisco qué significaba aquello, y el forastero le interrogó a su vez(196) quién era el dueño de la Torre; y como Francisco le dijese que nada menos que el Alcalde del pueblo, repuso que él hablaría a la noche con su merced y le explicaría sus planes. Llegó presto la noche, y el hombre hizo como que se marchaba,[101-4] con lo que el cabrero se encerró en su choza, que, como sabe usted, dista(197) poco de allí. Dos horas después de obscurecer enteramente notó el mismo Francisco que en la Torre sonaban ruidos muy raros y se veía luz, lo cual le llenó de tal miedo que ni tan siquiera[101-5] se atrevió a ir a mi choza a avisarme; cosa que hizo en cuanto fué de día,[101-6] refiriéndome el lance de ayer tarde, y advirtiéndome que los tales ruidos[101-7] habían durado toda la noche. Como yo soy viejo, y he servido al Rey, y me asusto de pocas cosas, me plantifiqué en seguida en la Torre del Moro acompañado de Francisco, que iba temblando, y encontramos al forastero liado en su manta y durmiendo en un cuartucho[101-8] del piso bajo, que tiene todavía su bóveda de hormigón. Desperté al sospechoso personaje, y le reconvine por haber pasado la noche en la casa ajena sin la voluntad de su dueño; a lo que me respondió que aquello no era casa, sino un montón de escombros, donde bien podía haberse albergado un pobre caminante en noche de nieves, y que estaba dispuesto a presentarse a usted y a explicarle quién era y todas sus operaciones y pensamientos. Le he hecho, pues, venir conmigo, y en la puerta del corral aguarda, acompañado del cabrero, a que usted le dé licencia para entrar....

—¡Que entre!—respondió el tío Hormiga, levantándose muy alterado por habérsele ocurrido, desde las primeras palabras del mayoral, que todo aquello tenía bastante que ver con el célebre tesoro, a cuyo hallazgo por sus solos esfuerzos había renunciado su merced hacía una semana, después de arrancar antes inútilmente muchas y muy pesadas piedras de sillería.

XIII[edit]

Tenemos ya cara a cara y solos al tío Juan Gómez y al forastero.

—¿Cómo se llama usted?—interrogó el primero al segundo con todo el imperio de un Alcalde de monterilla[102-1] y sin invitarle a que se sentara.

—Llámome Jaime Olot—respondió el hombre misterioso.

—¡Su habla de usted no me parece de esta tierra!...—¿Es usted inglés?

—Soy catalán.[102-2]

—¡Hombre! ¡Catalán!... Me parece bien. Y... ¿qué le trae a usted por aquí? Sobre todo, ¿qué diablos de medidas tomaba usted ayer en mi Torre?

—Le diré a usted. Yo soy minero de oficio, y he venido a buscar trabajo a esta tierra, famosa por sus minas de cobre y plata. Ayer tarde, al pasar por la Torre del Moro, vi que con las piedras de ella extraídas estaban construyendo una tapia, y que aun sería necesario derribar o arrancar otras muchas para terminar el cercado.... Yo me pinto solo[102-3] en esto de demoler, ya sea dando barrenos, ya por medio de mis propios puños, pues tengo más fuerza que un buey, y ocurrióseme la idea de tomar a mi cargo, por contrata, la total destrucción de la Torre y el arranque de sus cimientos, suponiendo que llegase a entenderme con el propietario.

El tío Hormiga guiñó sus ojillos grises, y respondió con mucha sorna:

—Pues, señor; no me conviene la contrata.

—Es que[103-1] haré todo ese trabajo por muy poco precio, casi de balde....

—¡Ahora me conviene mucho menos!

El llamado Jaime Olot paró mientes[103-2] en la soflama del tío Juan Gómez, y miróle a fondo como para adivinar el sentido de aquella rara contestación; pero, no logrando leer nada en la fisonomía zorruna de su merced, parecióle oportuno añadir con fingida naturalidad:

—Tampoco dejaría de agradarme[103-3] recomponer parte de aquel antiguo edificio y vivir en él cultivando el terreno que destina usted a corral de ganado. ¡Le compro a(198) usted, pues, la Torre del Moro y el secano que la circunda!

—No me conviene vender—respondió el tío Hormiga.

—¡Es que le pagaré a usted el doble de lo que aquello valga!—observó enfáticamente el que se decía catalán.

—¡Por esa razón me conviene menos!—repitió el andaluz con tan insultante socarronería, que su interlocutor dió un paso atrás, como quien conoce que pisa terreno falso.

Reflexionó, pues, un momento, pasado el cual alzó la cabeza con entera resolución, echó los brazos a la espalda[103-4] y dijo, riéndose cínicamente:

—¡Luego sabe usted que en aquel terreno hay un tesoro!

El tío Juan Gómez se agachó, sentado como estaba; y, mirando al catalán de abajo arriba, exclamó donosísimamente:

—¡Lo que me choca es que lo sepa usted!

—¡Pues mucho más le chocaría si le dijese que soy yo el único que lo sabe de cierto!(199)

—¿Es decir que conoce usted el punto fijo en que se halla sepultado el tesoro? —Conozco el punto fijo, y no tardaría veinticuatro horas en desenterrar tanta riqueza como allí duerme a la sombra....

—Según eso, ¿tiene usted cierto documento?...

—Sí, señor; tengo un pergamino del tiempo de los moros, de media vara en cuadro..., en que todo eso se explica....

—Dígame usted; ¿y ese pergamino?...

—No lo llevo sobre mi persona, ni hay para qué, supuesto que me lo sé[104-1] de memoria al pie de la letra[104-2] en español y en árabe.... ¡Oh! ¡no soy yo tan bobo que me entregue nunca con armas y bagajes! Así es que antes de presentarme en estas tierras escondí el pergamino... donde nadie más que yo podrá dar con él.

—¡Pues entonces no hay más que hablar! Señor Jaime Olot, entendámonos como dos buenos amigos...—exclamó el Alcalde, echando al forastero una copa de aguardiente.

—¡Entendámonos!—repitió el forastero, sentándose sin más permiso y bebiéndose la copa en toda regla.

—Dígame usted—continuó el tío Hormiga,—y dígamelo sin mentir, para que yo me acostumbre a creer en su formalidad....

—Vaya usted preguntando, que yo me callaré cuando me convenga ocultar alguna cosa.

—¿Viene usted de Madrid?

—No, señor. Hace veinticinco años que estuve en la corte por primera y última vez.

—¿Viene usted de Tierra Santa?

—No, señor. No me da por ahí.[104-3]

—¿Conoce usted a un abogado de Ugíjar llamado D. Matías de Quesada?

—No, señor; yo detesto a los abogados y a toda la gente de pluma.

—Pues, entonces, ¿cómo ha llegado a poder de usted ese pergamino? Jaime Olot guardó silencio.

—¡Eso me gusta! ¡veo que no quiere usted mentir!—exclamó el Alcalde.—Pero también es cierto que D. Matías de Quesada me engañó como a un chino,[105-1] robándome dos onzas de oro, y vendiendo luego aquel documento a alguna persona de Melilla[105-2] o de Ceuta.... ¡Por cierto que, aunque usted no es moro, tiene facha de haber estado por allá!

—¡No se fatigue usted ni pierda el tiempo! Yo le sacaré a usted de dudas. Ese abogado debió de enviar el manuscrito a un español de Ceuta, al cual se lo robó hace tres semanas el moro que me lo ha traspasado a mí....

—¡Toma! ¡ya caigo!(200) Se lo enviaría a un sobrino que tiene de músico[105-3] en aquella catedral..., a un tal Bonifacio de Tudela....

—Puede ser.

—¡Pícaro D. Matías! ¡Estafar de ese modo a su compadre![105-4] ¡Pero véase cómo la casualidad ha vuelto a traer el pergamino a mis manos!...

—Dirá usted a las mías...—observó el forastero.

—¡A las nuestras!—replicó el Alcalde, echando más aguardiente.—¡Pues, señor! ¡somos millonarios! Partiremos el tesoro mitad por mitad, dado que[105-5] ni usted puede excavar en aquel terreno sin mi licencia, ni yo puedo hallar el tesoro sin auxilio del pergamino que ha llegado a ser de usted. Es decir, que la suerte nos ha hecho hermanos. ¡Desde hoy vivirá usted en mi casa! ¡Vaya otra copa! Y, en seguidita que almorcemos,[105-6] daremos principio(201) a las excavaciones....

Por aquí iba la conferencia cuando la señá Torcuata volvió de misa. Su marido le refirió todo lo que pasaba y le hizo la presentación del señor Jaime Olot. La buena mujer oyó con tanto miedo como alegría la noticia de que el tesoro estaba a punto de parecer; santiguóse repetidas veces(202) al enterarse de la traición y vileza de su compadre D. Matías de Quesada, y miró con susto al forastero, cuya fisonomía le hizo presentir grandes infortunios.

Sabedora, en fin, de que tenía que dar de almorzar a aquel hombre, entró en la despensa a sacar de lo más precioso y reservado que contenía, o sea lomo en adobo y longaniza de la reciente matanza, no sin decirse mientras destapaba las respectivas orzas:

—¡Tiempo es de que parezca el tesoro; pues, entre si parece o no parece,[106-1] nos lleva de coste los treinta y dos duros de la famosa jícara de chocolate, la antigua amistad del compadre D. Matías, estas hermosas tajadas, que tan ricas habrían estado con pimientos y tomates en el mes de Agosto, y el tener de huésped a un forastero de tan mala cara. ¡Malditos sean los tesoros, y las minas, y los diablos, y todo lo que está debajo de tierra, menos el agua y los fieles difuntos!

XIV[edit]

Pensando estaba así la señá Torcuata, y ya se dirigía a las hornillas con una sartén en cada mano, cuando se oyeron sonar en la calle gritos y silbidos de viejas y chicuelos, y voces de gente más formal que decía:

—¡Señor Alcalde! ¡Abra usted la puerta! ¡La Justicia de la ciudad está entrando en el pueblo con mucha tropa!

Jaime Olot se puso más amarillo que la cera al oír aquellas palabras, y dijo, cruzando las manos:

—¡Escóndame usted, señor Alcalde! ¡De lo contrario,[106-2] no tendremos tesoro! ¡La justicia viene en mi busca!

—¿En busca de usted? ¿Por qué razón? ¿Es usted algún criminal?

—¡Bien lo decía yo!—gritó la tía Torcuata.—¡De esa cara triste no podía venir nada bueno! ¡Todo esto es cosa de Lucifer! —¡Pronto! ¡pronto!—añadió el forastero.—¡Sáqueme usted por la puerta del corral!

—¡Bien! Pero déme usted antes las señas del tesoro....—expuso el tío Hormiga.

—Señor Alcalde....—seguían diciendo los que llamaban(203) a la puerta. —¡Abra usted! ¡El pueblo está cercado! ¡Parece que buscan a ese hombre que habla con usted hace una hora!...

—¡Abrid al Juzgado de primera instancia![107-1]—gritó por último una voz imperiosa, acompañada de fuertes golpes dados a la puerta.

—¡No hay remedio!—dijo el Alcalde, yendo a abrir, mientras que el forastero se encaminaba por la otra puerta en busca del corral.

Pero el mayoral y el cabrero, advertidos de todo, le cerraron el paso, y entre ellos y los soldados, que ya penetraban también por aquella puerta, lo cogieron y ataron sin contratiempo alguno, aunque aquel diablo de hombre desplegó en la lucha las fuerzas y la agilidad de un tigre.

El alguacil del Juzgado, a cuyas órdenes iban un escribano y veinte soldados de infantería, contaba entre tanto al despavorido Alcalde las causas y fundamentos de aquella prisión tan aparatosa.

—Ese hombre—decía—con quien usted estaba encerrado... no sé por qué, hablando de... no sé qué asunto, es el célebre gallego Juan Falgueira, que degolló y robó hace quince años a unos señores, de quienes era mulero, en cierta casería de la vega de Granada, y que se escapó de la capilla la víspera de la ejecución vestido con el hábito del fraile que lo auxiliaba, a quien dejó allí medio estrangulado. El mismísimo Rey (q.D.g.[107-2] recibió hace quince días una carta de Ceuta, firmada por un moro llamado Manos-gordas, en que le decía que Juan Falgueira, después de haber residido largo tiempo en Orán y otros puntos de África, iba a embarcarse para España, y que sería fácil echarle mano[108-1] en Aldeire del Cenet, pensaba comprar una torre de moros y dedicarse a la minería.... Al propio tiempo el Cónsul español en Tetuán escribía a nuestro Gobierno participándole que una mora llamada Zama se le había presentado quejándose de que el renegado español ben-Munuza, antes Juan Falgueira, acababa de embarcarse para España después de asesinar al moro Manos-gordas, marido de la querellante, y de haberle robado cierto precioso pergamino.... Por todo ello, y muy principalmente por el atentado contra el fraile en la capilla, S.M. el Rey ha recomendado con particular encarecimiento a la Chancillería[108-2] de Granada la captura del tal facineroso y su inmediata ejecución en aquella misma capital.

Imagínese el que leyere el espanto y asombro de todos los que oyeron esta relación, así como la angustia del tío Hormiga, a quien no podía caber ya duda de que el pergamino estaba en poder de aquel hombre ¡sentenciado a muerte!

Atrevióse, pues, el codicioso Alcalde, aun a riesgo de comprometerse más de lo que(204) ya estaba, a llamar a un lado a Juan Falgueira y a hablarle al oído,(205) bien que anunciando antes al concurso que iba a ver si lograba que confesase a Dios y a los hombres sus delitos. Pero lo que hablaron en realidad ambos socios fué lo siguiente:

—¡Compadre![108-3]—dijo el tío Hormiga.—¡Ni la Caridad[108-4] lo salva[108-5] a usted! Pero ya conoce que será lástima que ese pergamino se pierda.... ¡Dígame dónde lo ha escondido!

—¡Compadre!—respondió el gallego.—Con ese pergamino, o sea[108-6] con el tesoro que representa, pienso yo negociar mi indulto. Proporcióneme usted la Real gracia, y le entregaré el documento; pero, por lo pronto,[108-7] se lo ofreceré a los jueces para que declaren que mi crimen ha prescrito[108-8] en estos quince años de expatriación.... —¡Compadre!—replicó el tío Hormiga—es usted un sabio, y celebraré que le salgan bien todos sus planes. Pero, si fracasan, ¡por Dios le pido que no se lleve a la tumba un secreto que no aprovechará a nadie!

—¡Vaya si me lo llevaré![109-1]—contestó Juan Falgueira —¡De algún modo me he de vengar[109-2] del mundo!

—¡Vamos andando![109-3]—gritó en esto el alguacil, poniendo término a aquella curiosa conferencia.

Y, cargado que fué de grillos y esposas el condenado a muerte, salieron con él los curiales y los soldados en dirección a la ciudad de Guadix, de donde habían de conducirlo a la de Granada.

—¡El demonio! ¡El demonio!—seguía diciendo la mujer del tío Juan Gómez una hora después, al colocar de nuevo el lomo y la longaniza en sus respectivas orzas.—¡Malditos sean todos los tesoros habidos y por haber![109-4]

XV[edit]

Excusado es decir que ni el tío Hormiga halló medio de negociar el indulto de Juan Falgueira, ni los jueces se rebajaron a oír seriamente los ofrecimientos que éste les hizo de un tesoro porque sobreseyesen su causa, ni el terrible gallego accedió a revelar el paradero del pergamino ni el sitio del tesoro al impertérrito Alcalde de Aldeire, quien, con tal pretensión, tuvo todavía estómago para ir a visitarlo a la capilla en la Cárcel Alta de Granada.

Ahorcaron, pues, a Juan Falgueira el Viernes de Dolores[109-5] en el paseo del Triunfo, y regresado que hubo[109-6] a Aldeire el tío Hormiga el Domingo de Ramos,[109-7] cayó enfermo con calentura tifoidea, agravándose de tal modo en pocos días que el Miércoles Santo[109-8] se confesó e hizo testamento, y expiró el Sábado de Gloria[109-9] por la mañana. Pero antes de morir mandó poner una carta[110-1] a D. Matías de Quesada, reconviniéndole por su traición y latrocinio (que habían dado lugar a que tres hombres perdiesen la vida) y perdonándole cristianamente, a condición de que devolviese a la seña Torcuata los treinta y dos duros de la jícara de chocolate.

Llegó esta formidable carta a Ugíjar al mismo tiempo que la noticia de la muerte del tío Juan Gómez; todo lo cual afectó por tal extremo al viejo abogado que no volvió a echar más luz,[110-2] y murió de allí a poco, no sin escribir a última hora una terrible epístola, llena de insultos y maldiciones, a su sobrino el maestro de la capilla de la catedral de Ceuta, acusándole de haberle engañado y robado, y de ser causa de su muerte.

De la lectura de tan justificada y tremenda acusación dicen que se originó la apoplejía fulminante que llevó al sepulcro a D. Bonifacio.

Por manera que[110-3] solamente los barruntos de la existencia de un tesoro fueron causa de cinco muertes y de otras desventuras, quedando a la postre las cosas tan ignoradas y ocultas como estaban al principio, puesto que la señá Torcuata, única persona que ya sabía en el mundo la historia del fatal pergamino, guardóse muy bien de volver a mentarlo en toda su vida, por juzgar que todo aquello había sido obra del diablo y consecuencia necesaria del trato de su marido con los enemigos del Altar y del Trono.

Preguntará el lector: ¿cómo es que nosotros, sabedores de que el tesoro está allí escondido, no hemos ido a desenterrarlo y apoderarnos de él? Y a esto le responderemos que la curiosísima historia del hallazgo y empleo de aquellas riquezas, con posterioridad a[110-4] la muerte de la señá Torcuata, nos es también perfectamente conocida, y que tal vez la refiramos, andando el tiempo,[110-5] si llega a nuestra noticia que el público tiene interés en leerla.


VALDEMORO, 6 de Julio de 1881.


Notes[edit]

(The first figures refer to the original pages of text, and second figures to the reference figures in text).

96-5: dorado a fuego: bronzed.

97-1: Orán: an Algerian province, bordering on Morocco.

97-2: Marruecos: Morocco.

97-3: Supe: cf. note supe, p. 63, 2.

97-4: por resultas de: cf. note de resultas de, p. 93, 5.

97-5: a fuerza de: by dint of, at the price of.

98-1: visto lo cual: cf. escrita la carta, p. 83, 5.

98-2: te has hecho cargo: you have taken note of, you have understood.

98-3: cuando menos: at least.

98-4: después de descubierto: cf. note después de muerto, p. 5, 8.

98-5: subir... hasta rey: rise even to the dignity of king.

98-6: ¿Qué te parece mi proyecto?: how does my plan strike you?

99-1: Tú no has caído en una cuenta: there is one thing you have failed to understand. Caigo en..., I understand.

99-2: tonto de capirote: utterly foolish.

99-3: Ni: and. This peculiarly idiomatic use of the negative may be explained as being carried into the expression of the thought by suggestion from its essentially negative nature. Cf. note ni, p. 16, 6.

100-1: el veintitantos: between the 20th and 28th. The word is compounded in the same manner as veintiseis, etc. Cf. note veintiún, p. 22, 2.

100-2: nevaba si había que nevar: (freely) it snowed if it ever did.

100-3: sierra andaluza: i.e. Sierra Nevada.

100-4: señá: provincialism for señora.

100-5: cata aquí: cf. same note, p. 84, 6.

100-6: todo de un solo golpe: all at once.

100-7: se harán ustedes cargo: cf. note te has hecho cargo, p. 98, 2.

100-8: cruzándose la mantilla: crossing the ends of her mantilla over her breast.

100-9: Estaría de Dios: it must have been God's will. Cf. note no habría andado, p. 8, 6.

100-10: echases la misa en el puchero: (should throw the mass into the kettle) should stay at home and not go to mass.

100-11: sobre si: on (the question) whether; as to whether.

101-1: Marchado que se hubo: cf. note echado que hubo, p. 1, 3.

101-2: manta de muestra: a showy wrap or blanket.

101-3: maestro de obras: master-mason.

101-4: hizo como que se marchaba: acted as if he were going off, i.e. pretended to go.

101-5: ni tan siquiera: cf. same note, p. 78, 9.

101-6: en cuanto fué de día: as soon as it was day.

101-7: los tales ruidos: cf. note la tal efigie, p. 65, 4.

101-8: cuartucho: (fr. cuarto, room) mean little room. The diminutive ending ucho is depreciative.

102-1: Alcalde de monterilla: an ignorant rustic magistrate.

102-2: catalán: of Cataluña, province in northwestern Spain.

102-3: Yo me pinto solo: I excel.

103-1: Es que: but the fact is that. Cf. note y era que, p. 69, 3.

103-2: paró mientes: considered attentively.

103-3: Tampoco dejaría de agradarme: nor would it displease me (lit. fail of pleasing me).

103-4: echó los brazos a la espalda: folded his arms behind his back.

104-1: me lo sé: cf. note lo que me digo, p. 7, 5.

104-2: al pie de la letra: literally, word for word.

104-3: No me da por ahí: I have no interest in those parts.

105-1: chino: the Chinese were formerly reputed to be very guileless.

105-2: Melilla: Mediterranean seaport of Morocco.

105-3: un sobrino que tiene de músico: a nephew of his, a musician.

105-4: compadre: cf. note compadre, p. 80, 2.

105-5: dado que: inasmuch as.

105-6: en seguidita que almorcemos: just as soon as we have breakfasted. This diminutive form in ita emphasizes the ordinary en seguida.

106-1: entre si parece o no parece: while we are waiting to learn if it will appear or not appear.

106-2: De lo contrario: (in the contrary case), if you do not.

107-1: Juzgado de primera instancia: an inferior court for trying civil cases; primary court of claims.

107-2: (q.D.g.): que Dios guarde, whom may God preserve.

108-1: echarle mano: lay hands on him.

108-2: Chancillería de Granada: formerly one of the two supreme courts of Spain.

108-3: Compadre: cf. same note, p. 80, 2.

108-4: Ni la Caridad: not Heaven itself.

108-5: salva: cf. note me matan, p. 3, 1.

108-6: o sea: cf. note o sean, p. 39, 4.

108-7: por lo pronto: cf. note por de pronto, p. 81, 2.

108-8: ha prescrito: has been outlawed or rendered null.

109-1: Vaya si me lo llevaré: why! of course I will carry it away with me. For vaya cf. note vamos, p. 5, 11; for si cf. note si son de alegría, p. 4, 2; and for me cf, note lo que me digo, p. 7, 5.

109-2: me he de vengar: cf. note había de conocer, p. 3, 4.

109-3: ¡Vamos andando!: Let's be a-going!

109-4: habidos y por haber: (that have been and that shall be) past and future.

109-5: el Viernes de Dolores: the Friday before Palm Sunday.

109-6: regresado que hubo: cf. note echado que hubo, p. 1, 3.

109-7: Domingo de Ramos: Palm Sunday.

109-8: Miércoles Santo: Wednesday of Holy Week.

109-9: Sábado de Gloria: Easter Sunday.

110-1: mandó poner una carta: he directed that a letter be dispatched.

110-2: no volvió a echar más luz: Echar luz, to recover health and strength. For volvió a cf. note se volvió a reír, p. 2, 3.

110-3: Por manera que: so that.

110-4: con posterioridad a: subsequent to.

110-5: andando el tiempo: cf. note escrita la carta, p. 83, 5.


Idiomatic Commentary[edit]

192. Por lo pronto. — For the present.

(Review 53,57,21,160,92,99).

(Review 32,167,17,174,79,103,158).

193. No tengo miedo. — I am not afraid.

(Review 17,149,66,95,50).

(Review 114,155,120,15,109).

194. ¿Cómo va de salud? — How's your health?

(Review 125,9,179,22).

195. Se viste a la francesa. — He dresses himself in the French fashion.

196. Vino a su vez. — He came in his turn.

197. Dista poco de aquí. — It is not very far from here.

(Review 72,107,6,53,160,99,16).

(Review 170, 141, 132).

198. Me lo compró a mí. — He bought it of me.

199. Lo sé de cierto. — I know it quite certainly.

(Review 140, 82, 150).

(Review 59, 30, 157, 15,115, 12, 14, 132).

200. ¿No cae V.? — Don't you understand?

201. Dió principio al trabajo. — He made a beginning of the work.

202. Lo hizo repetidas veces. — He did it several times.

(Review 66, 122, 99, 5).

(Review 88, 133, 125).

203. Llamó a la puerta. — He knocked at the door.

(Review 32, 57, 83, 179, 69, 106, 157, 30).

204. Es mejor de lo que yo creía. — It is better than I thought.

205. Me habló al oído. — He whispered to me.

(Review 98, 47, 88, 112, 99, 76).

(Review 1, 12, 142, 53, 99, 103).

(Review 77, 132).


 

Spanish by Choice
 ← Novelas Cortas 13 Novelas Cortas 14 Novelas Cortas 15 →