Spanish by Choice/Novelas Cortas 12

From Wikibooks, open books for an open world
< Spanish by Choice
Jump to: navigation, search

 

Novelas Cortas: Moros y Cristianos, pt. 1


Introduction[edit]

First part of the short story “Moros y Cristianos,” which appears in the book “Novelas Cortas” by Pedro Antonio de Alarcón with notes by W.F. Giese. LibriVox recording read by Karen Savage.

Audio File[edit]


Text[edit]

(CUENTO)

I[edit]

La antes famosa y ya poco nombrada villa de Aldeire forma parte del marquesado del Cenet, o como si dijéramos, del respaldo de la Alpujarra,[76-1] hacia Levante,[76-2] y está medio colgada, medio escondida, en un escalón o barranco de la formidable mole central de Sierra Nevada, a cinco o seis mil pies sobre el nivel del mar y seis o siete mil por debajo de las eternas nieves del Mulhacen.

Aldeire, dicho sea con perdón de su señor cura, es un pueblo morisco. Que fué moro, lo dicen claramente su nombre, su situación y su estructura; y que no ha llegado aún a ser enteramente cristiano, aunque figure en la España reconquistada y tenga su iglesita católica y sus cofradías de la Virgen, de Jesús y de no pocos santos y santas, lo demuestran el carácter y costumbres de sus moradores, las pasiones terribles cuanto quiméricas que los unen o separan en perpetuos bandos, y los lúgubres ojos negros, pálida tez y escaso hablar y reír de mujeres, hombres y niños....

Porque bueno será recordar, para que ni dicho señor cura ni nadie[76-3] ponga en cuarentena[76-4] la solidez de este razonamiento, que los moriscos del marquesado del Cenet no fueron expulsados en totalidad como los de la Alpujarra, sino que muchos de ellos lograron quedarse allí agazapados y escondidos gracias a la prudencia o cobardía con que desoyeron el temerario y heroico grito de su malhadado príncipe Aben-Humeya;[76-5] de donde yo deduzco que el tío Juan Gómez (a)[76-6] Hormiga, alcalde constitucional de Aldeire en el año de gracia de 1821, podía muy bien ser nieto de algún Mustafá, Mahommed o cosa por el estilo.

Cuéntase, pues, que el tal Juan[77-1] Gómez, hombre a la sazón de más de media centuria, rústico muy avisado aunque no entendía de letra,[77-2] y codicioso y trabajador con fruto, como lo acreditaba, no solamente su apodo, sino también su mucha hacienda, por él adquirida a fuerza de buenas o malas artes, y representada en las mejores suertes de tierra de aquella jurisdicción, tomó a censo enfitéutico[77-3] del caudal de Propios,[77-4] y casi de balde,(170) mediante algunas gallinas no ponedoras que regaló al secretario del Ayuntamiento, unos secanos situados a las inmediaciones de la villa, en medio de los cuales veíanse los restos y escombros de un antiguo castillejo,[77-5] morabito o atalaya árabe, cuyo nombre era todavía La Torre del Moro.

Excusado es decir que el tío Hormiga no se detuvo ni un instante a pensar en qué moro sería aquél, ni en la índole o pristino objeto de la arruinada construcción; lo único que vió desde luego más claro que el agua fué que con tantas desmoronadas piedras, y con las que él desmoronara, podía hacer allí un hermoso y muy seguro corral para sus ganados; por lo que[77-6] desde el día siguiente, y como recreo muy propio de quien tan económico era, dedicó las tardes a derribar por sí mismo, y a sus solas,[77-7] lo que en pie quedaba del vetusto edificio arábigo.

—¡Te vas a reventar!—le decía su mujer, al verlo llegar por la noche lleno de polvo y de sudor, y con la barra de hierro oculta bajo la capa....

—¡Al contrario!—respondía él.—Este ejercicio me conviene para no podrirme como nuestros hijos los estudiantes, que según me ha dicho el estanquero, estaban la otra noche en el teatro de Granada y tenían un color de manteca que daba asco[77-8] mirarlos....

—¡Pobres! ¡De tanto estudiar! Pero a ti debía de darte vergüenza de trabajar como un peón siendo el más rico del pueblo, alcalde por añadidura.(171) —Por eso voy solo.... ¡A ver!... Acércame esa ensalada....

—Sin embargo, convendría que te ayudase alguien. ¡Vas a echar un siglo[78-1] en derribar la Torre, y hasta quizá no sepas componértelas[78-2] para volcarla toda!...

—¡No digas simplezas, Torcuata! Cuando se trate de construir la tapia del corral pagaré jornales, y hasta llevaré un maestro alarife....—¡Pero derribar sabe cualquiera! ¡Y es tan divertido[78-3] destruir!... ¡Vaya!... ¡quita la mesa y acostémonos!...

—Eso lo dices porque eres hombre. ¡A mí me da miedo y lástima todo lo que es deshacer![78-4]

—¡Debilidades de vieja! ¡Si supieras tú cuántas cosas hay que deshacer[78-5] en este mundo!

—¡Calla, francmasón![78-6] ¡En mal hora te han elegido alcalde! ¡Verás cómo, el día que vuelvan a mandar los realistas, te ahorca el Rey absoluto!

—¡Eso... lo veremos! ¡Santurrona! ¡Beata! ¡Lechuza! ¡Vaya!: apaga esa luz, y no te santigües más..., que tengo[78-7] mucho sueño.(172)

Y así continuaban los diálogos hasta que se dormía uno de los dos consortes.

II[edit]

Una tarde regresó de su faena el tío Hormiga, muy preocupado y caviloso, y más temprano que de costumbre.

Su mujer aguardó a que despachase a los mozos de labor para preguntarle qué tenía, y él respondió enseñándole un tubo de plomo con tapadera por el estilo del cañuto[78-8] de un licenciado del ejército; sacó de allí, y desarrolló cuidadosamente, un amarillento pergamino escrito en caracteres muy enrevesados, y dijo con imponente seriedad:

—Yo no sé leer,(174) ni tan siquiera[78-9] en castellano, que es la lengua más clara del mundo; pero el diablo me lleve si esta escritura no es de moros.

—¿Es decir, que la has encontrado en la Torre?

—No lo digo sólo por eso, sino porque estos garrapatos no se parecen a ninguno de los que he visto hacer a gente cristiana.

La mujer de Juan Gómez miró y olió el pergamino, y exclamó con una seguridad tan cómica como gratuita:

—¡De moros es!

Pasado un rato, añadió melancólicamente.

—Aunque también me estorba a mí lo negro,[79-1] juraría que tenemos en las manos la licencia absoluta[79-2] de algún soldado de Mahoma,[79-3] que ya estará en los profundos infiernos.

—¿Lo dices por el cañuto de plomo?

—Por el cañuto lo digo.

—Pues te equivocas de medio a medio,[79-4] amiga Torcuata; porque ni los moros entraban en quintas,[79-5] según me ha dicho varias veces nuestro hijo Agustín, ni esto es una licencia absoluta. Esto es... un....

El tío Hormiga miró en torno suyo,[79-6] bajó la voz y dijo con entera fe:

—¡Estas son las señas de un tesoro!

—¡Tienes razón!—respondió la mujer, súbitamente inflamada por la misma creencia.—¿Y lo has encontrado ya? ¿Es muy grande? ¿Lo has vuelto a tapar bien? ¿Son monedas de plata, o de oro? ¿Crees tú que pasarán todavía? ¡Qué felicidad para nuestros hijos! ¡Cómo van a gastar y a triunfar en Granada[79-7] y en Madrid! ¡Yo quiero ver eso! Vamos allá.... Esta noche hace luna(175)....

—¡Mujer de Dios! ¡Sosiégate! ¿Cómo quieres que haya topado ya con el tesoro guiándome por estas señas, si yo no sé leer en moro ni en cristiano?

—¡Es verdad! Pues, mira.... Haz una cosa: en cuanto(176) Dios eche sus luces,[79-8] apareja un buen mulo; pasa la sierra por el puerto[79-9] de la Ragua, que dicen está bueno, y llégate a Ugíjar,[80-1] a casa de(177) nuestro compadre[80-2] D. Matías Quesada, el cual sabes entiende de todo[80-3].... El te pondrá en claro ese papel y te dará buenos consejos, como siempre.

—¡Mis dineros me cuestan todos sus consejos a pesar de nuestro compadrazgo!... Pero, en fin, lo mismo había pensado yo. Mañana iré a Ugíjar, y a la noche estaré aquí de vuelta;(178) pues todo será apretar un poco a la caballería[80-4]....

—Pero ¡cuidado[80-5] que le expliques bien las cosas!...

—Poco tengo que explicarle. El cañuto estaba escondido en un hueco o nicho revestido de azulejos como los de Valencia,[80-6] formado en el espesor de una pared. He derribado todo aquel lienzo, y nada más de particular he hallado. Debajo de lo ya destruido comienza la obra de sillería de los cimientos, cuyas enormes piedras, de más de vara en cuadro,[80-7] no removerán fácilmente dos ni tres personas de puños tan buenos como los míos. Por consiguiente, es necesario saber de una manera fija en qué punto estaba escondido el tesoro, so pena[80-8] de tener que arrancar con ayuda de vecinos todos los cimientos de la Torre....

—¡Nada! ¡Nada! ¡A Ugíjar en cuanto amanezca! Ofrécele a nuestro compadre una parte..., no muy larga, de lo que hallemos, y, cuando sepamos dónde hay que excavar,[80-9] yo misma te ayudaré a arrancar piedras de sillería. ¡Hijos de mi alma! ¡Todo para ellos! Por lo que a mí toca, sólo siento si habrá algo que sea pecado en esto que hablamos en voz baja.

—¿Qué pecado puede haber, grandísima tonta?

—No sé explicártelo.... Pero los tesoros me habían parecido siempre cosa del demonio, o de duendes.... Además, ¡tomaste a censo aquel terreno por tan poco rédito al año!... ¡Todo el pueblo dice hubo trampa[80-10] en el tal(179) negocio!

—¡Eso es cuenta del secretario y de los concejales! Ellos me hicieron la escritura.

—Por otro lado, tengo entendido[80-11] que de los tesoros hay que dar parte al Rey.... —Eso es cuando no se hallan en terreno propio, como éste mío....

—¡Propio! ¡Propio!... ¡A saber[81-1] de quién sería esa torre que te ha vendido el Ayuntamiento!

—¡Toma! ¡Del Moro!

—¡A saber quién sería ese Moro!... Por de pronto,[81-2] Juan, las monedas que el Moro escondiera en su casa, serían suyas o de sus herederos; no tuyas, ni mías....

—¡Estás diciendo disparates! ¡Por esa cuenta, no debía yo ser alcalde de Aldeire, sino el que lo era el año pasado cuando se pronunció Riego![81-3] ¡Por esa cuenta, habría que mandar[81-4] todos los años a África, a los descendientes de los moros, las rentas que produjesen las vegas de Granada, de Guadix[81-5] y de centenares de pueblos!...

—¡Puede que[81-6] tengas razón!... En fin, ve a Ugíjar, y el compadre te aconsejará lo mejor en todo.

III[edit]

Ugíjar dista de Aldeire cosa de cuatro leguas de muy mal camino. No serían,[81-7] sin embargo, las nueve de la siguiente mañana cuando el tío Juan Gómez, vestido con su calzón corto de punto azul y sus bordadas botas blancas de los días de fiesta, hallábase ya en el despacho de D. Matías de Quesada, hombre de mucha edad y mucha salud, doctor en ambos Derechos[81-8] y autor de la mayor parte de los entuertos contra la justicia que se hacían por entonces en aquella tierra. Había sido toda su vida lo que se llama un abogado picapleitos, y estaba riquísimo y muy bien relacionado en Granada y Madrid.

Oído que hubo[81-9] la historia de su digno compadre, y después de examinar atentamente el pergamino, díjole que, en su opinión, nada de aquello olía a(180) tesoro: que el nicho en que halló el tubo debió de ser[81-10] un babuchero,[81-11] y que el escrito le parecía una especie de oración que los moros suelen leer todos los viernes[82-1] por la mañana.... Pero que, sin embargo, no siéndole a él completamente conocida la lengua árabe, remitiría el documento a Madrid a un condiscípulo suyo que estaba empleado en la Comisaría de los Santos Lugares,[82-2] a fin de que lo enviara a Jerusalén, donde lo traducirían al castellano; por todo lo cual sería conveniente mandarle al madrileño un par de onzas de oro,[82-3] en letra,[82-4] para una jícara de chocolate.

Mucho lo pensó el tío Juan Gómez antes de pagar un chocolate tan caro (que resultaba a diez mil doscientos cuarenta reales la libra); pero tenía tal seguridad en lo del tesoro[82-5] (y a fe que[82-6] no se equivocaba según después veremos), que sacó de la faja ocho monedillas de a cuatro[82-7] duros y se las entregó al abogado, quien las pesó una por una antes de guardárselas[82-8] en el bolsillo; con lo que el tío Hormiga tomó la vuelta de Aldeire decidido a seguir excavando en la Torre del Moro, mientras tanto que[82-9] enviaban el pergamino a Tierra Santa y volvía de allá traducido; diligencias en que, según el letrado, se tardaría cosa de año y medio.

IV[edit]

No bien había vuelto la espalda el tío Juan, cuando su compadre y asesor cogió la pluma y escribió la siguiente carta comenzando por el sobre:

«SR. D. BONIFACIO TUDELA Y GONZALEZ,[82-10] Maestro de capilla[82-11] de la Santa Iglesia Catedral de CEUTA.[82-12]

«Mi querido sobrino político:[82-13]

«Solamente a un hombre de tu religiosidad confiaría yo el importantísimo secreto contenido en el documento adjunto. Dígolo porque indudablemente están escritas en él las señas de un tesoro, de que te daré alguna parte si llego a descubrirlo con tu ayuda. Para ello es necesario que busques un moro que te traduzca ese pergamino, y que me mandes la traducción en carta certificada,[83-1] sin enterar a nadie del asunto, como no sea[83-2] a tu mujer, que me consta es persona reservada.

«Perdona que no te haya escrito en tantos años; pero bien conoces mis muchos quehaceres. Tu tía sigue rezando por ti todas las noches al tiempo de acostarse. Que estés mejor[83-3] del dolor de estómago[83-4] que padecías en 1806, y sabes que te quiere tu tío político,

«MATÍAS DE QUESADA.

«UGÍJAR, 15 de ENERO, 1821.

«POSDATA.—Expresiones a Pepa, y dime, si habéis tenido hijos.»

Escrita la precedente carta,[83-5] el insigne jurisconsulto pasó a la cocina, donde su mujer estaba haciendo calceta y cuidando el puchero, y díjole las siguientes expresiones en tono muy áspero y desabrido, después de echarle en la falda las ocho monedas de a cuatro duros que ya conocemos:

—Encarnación,[83-6] ahí tienes: compra más trigo, que va a subir en los meses mayores,[83-7] y procura que lo midan bien. Hazme de almorzar mientras yo voy a echar al correo(181) esta carta para Sevilla preguntando los precios de la cebada. ¡Que el huevo esté bien frito y el chocolate claro! ¡No tengamos la de todos los días![83-8]

La mujer del abogado no respondió palabra, y siguió haciendo calceta como un autómata.

V[edit]

Dos semanas después, un hermosísimo día de Enero, como sólo los hay en el Norte de África y en el Sur de Europa, tomaba el sol(182) en la azotea de su casa de dos pisos el maestro de capilla de la catedral de Ceuta con la tranquilidad de quien ha tocado el órgano en misa mayor y se ha comido luego una libra de boquerones, otra de carne y otra de pan, con su correspondiente dosis de vino de Tarifa.[83-9] El buen músico, gordo como un cebón y colorado como una remolacha, digería penosamente, paseando su turbia mirada de apoplético por el magnífico panorama del Mediterráneo, y del Estrecho de Gibraltar, del maldecido Peñón[84-1] que le da nombre, de las cercanas cumbres de Anghera y Benzú[84-2] y de las remotas nieves del Pequeño Atlas, cuando sintió acelerados pasos en la escalera y la argentina voz de su mujer, que gritaba gozosamente:

—¡Bonifacio! ¡Bonifacio! ¡Carta de Ugíjar! ¡Carta de tu tío! ¡Y vaya si es gorda![84-4]

—¡Hombre![84-5]—respondió el maestro de capilla, girando como una esfera o globo terráqueo sobre el punto de su redonda individualidad, que descansaba en el asiento.—¿Qué santo se habrá empeñado para que mi tío se acuerde de mí? ¡Quince años hace que resido(183) en esta tierra usurpada a Mahoma, y cata aquí[84-6] la primera vez que me escribe aquel abencerraje,[84-7] sin embargo de haberle yo escrito cien veces a él! ¡Sin duda me necesita para algo!

Y, dicho esto,[84-8] abrió la epístola (procurando que no la leyese la Pepa de la posdata), y apareció, crujiente y tratando de(184) arrollarse por sí propio,[84-9] el amarillento pergamino.

—¿Qué nos envía?—preguntó entonces la mujer, gaditana[84-10] y rubia por más señas,[84-11] y muy agraciada y valiente a pesar de sus cuarenta agostos.

—¡Pepita, no seas tan curiosa!... Yo te lo diré, si debo decírtelo, luego que me entere. ¡Mil veces te he advertido que respetes mis cartas!...

—¡Advertencia propia de un libertino como tú! En fin, ¡despacha! y veamos si yo puedo saber qué papelote[84-12] te manda tu tío. ¡Parece un billete de Banco del otro mundo!

En tanto que[84-13] su mujer decía aquellas cosas y otras, el músico leyó la carta, y maravillóse hasta el extremo de ponerse de pie sin esfuerzo alguno.

Tenía, sin embargo, tal hábito de disimular, que acertó a decir muy naturalmente: —¡Qué tontería! ¡Sin duda está ya chocheando aquel mal hombre! ¿Querrás creer que me remite esta hoja de una Biblia en hebreo, para que yo busque algún judío que la compre imaginándose el muy bobo que darán por ella un dineral? Al mismo tiempo...—añadió para cambiar la conversación y guardándose[85-1] en la faltriquera la carta y el pergamino:—al propio tiempo... me pregunta con mucho interés si tenemos hijos.

—¡Él no los tiene!...—observó vivamente Pepita.—¡Sin duda piensa dejarnos por herederos!

—¡ Más fácil es que al muy avaro se le haya ocurrido heredarnos a nosotros!... Pero ¡calla!: están dando las once, y yo tengo que afinar el órgano para las vísperas de esta tarde.... Me voy. Oye, prenda: que la comida esté dispuesta a la una, y que no se te olvide[85-2] echar dos buenas patatas en el puchero. ¡Que si tenemos hijos[85-3]!... ¡Vergüenza me da de haber de contestarle que no!

—¡Escucha! ¡Espera! ¡Oye!—contestó como un rayo la parte contraria....

—¡Ya! ¡Ya!

—¡Anda, zambombo, tonel, desagradecido![85-4] ¿Quién te habrá amado a ti en el mundo como esta necia, que, con ese barrigón y todo, te considera el hombre más hermoso que Dios ha criado?

—¿Sí? ¿Me has dicho hermoso? ¡Pues mira, Pepa—respondió el artista, pensando seguramente en el pergamino árabe;—si mi tío llega a dejarme por heredero, o yo me hago(185) rico de cualquier otro modo, te juro llevarte a vivir a la plaza de San Antonio de la ciudad de Cádiz, y comprarte más joyas que tiene la Virgen de las Angustias[85-5] de Granada! Conque hasta luego, pichona.

Y tirando un pellizco[85-6] en la barba a la que de antemano tenía ya el hoyo en ella, cogió el sombrero y tomó el camino..., no de la catedral, sino de las callejuelas en que suelen vivir las familias moras avecindadas en aquella plaza fuerte.[86-1]


Notes[edit]

(The first figures refer to the original pages of text, and second figures to the reference figures in text).

76-1: Alpujarra: coast mountains of southern Spain near Almería, a ramification of the Sierra Nevadas. They formed the last refuge of the Moors.

76-2: hacia Levante: toward the east.

76-3: ni nadie: nor anybody else. Cf. note conoce nadie, p. 2, 5.

76-4: ponga en cuarentena: put into quarantine, i.e. regard with suspicion.

76-5: Aben-Humeya: (the prefixes ben and aben in Moorish names mean son, the son). Lived 1520-1568. He was the king of the Moors of la Alpujarra, and was condemned to death by Philip II.

76-6: (a): alias.

77-1: el tal Juan: this same John. Cf. note la tal effigie, p. 65, 4.

77-2: no entendía de letra: was illiterate.

77-3: a censo enfitéutico: on a long-time (or perpetual) lease.

77-4: caudal de Propios: public property (belonging to the town).

77-5: castillejo: the ending ejo is usually depreciative as well as diminutive.

77-6: por lo que: cf. note por el que, p. 49, 1.

77-7: a sus solas: all alone. For a similar idiomatic plural, cf. de veras, and (on p. 4, line 31) con todas las veras.

77-8: que daba asco: (such or so) that it inspired disgust. Que is often elliptical.

78-1: vas a echar un siglo: it will take you forever.

78-2: componértelas: to take the proper measures; to go about a thing; to manage.

78-3: divertido: cf. note olvidado, p. 31, 1.

78-4: todo lo que es deshacer: destruction in any form.

78-5: hay que deshacer: cf. note lo que hay que hacer, p. 12, 4.

78-6: francmasón: in Catholic countries the freemason is regarded as the embodiment of radical and subversive ideas. The church ofticially disapproves of freemasonry.

78-7: que tengo: que, for. Que is often used elliptically for pues que, etc.

78-8: cañuto: tube. Apparently soldiers carried their discharge in a metallic tube to protect it from exposure.

78-9: ni tan siquiera: not even. Cf. note tan sólo, p. 13, 2.

79-1: también me estorba a mí lo negro: I also am embarrassed by whatever is set down in black (and white), i.e. print or writing.

79-2: licencia absoluta: the testimonial given to a soldier on completing his military service.

79-3: Mahoma: Mohammed.

79-4: de medio a medio: completely.

79-5: entraban en quintas: practiced conscription (the drafting of men by lot for military service).

79-6: en torno suyo: round about himself.

79-7: Granada: cf. note Granada, p. 1, 2.

79-8: en cuanto Dios eche sus luces: as soon as God lights his lamp (the sun).

79-9: puerto: mountain pass.

80-1: Ugijar: a small half-Moorish town on the southern base of the Alpujarras.

80-2: compadre: the compadrazgo (gossipry) is the relation which exists between the father of a child and its godfather, who call each other compadre (gossip). It is often used also as a mere friendly epithet: My friend!

80-3: entiende de todo: understands all things.

80-4: todo será apretar un poco a la caballería: it will be a question only of urging along the mount (a mule, of course) a little.

80-5: cuidado: take care.

80-6: Valencia: a large seaport of eastern Spain. Its richly colored paving tiles are its most famous specialty.

80-7: de más de vara en cuadro: more than a yard square.

80-8: so pena: in this and a few other expressions the antiquated preposition so (= bajo, under) still survives.

80-9: hay que excavar: cf. note lo que hay que hacer, p. 12, 4.

80-10: dice hubo trampa: says (that) there was some trickery. The conjunction que is occasionally omitted after decir.

80-11: tengo entendido: cf. note llevo echados, p. 34, 1.

81-1: A saber: it remains to be learned.

81-2: Por de pronto: meanwhile; provisionally; for the present, i.e. as things now stand.

81-3: cuando se pronunció Riego: this patriotic officer, by his pronunciamento (1820), boldly set the example of revolt against the perfidious conduct of Fernando VII (see notes pp. 34, 5, and 51, 7), who violated the constitution adopted in 1812. After the French intervention the king had Riego executed.

81-4: habría que mandar: cf. note lo que hay que hacer, p. 12, 4.

81-5: Guadix: city of southern Spain (between Granada and Almería) the birthplace of Alarcón.

81-6: puede que: (i.e. se puede que) it is possible.

81-7: No serían: cf. note no habría andado, p. 8, 6.

81-8: doctor en ambos Derechos: Latin: doctor in utroque (jure) doctor in civil and canonical law.

81-9: oído que hubo: cf. note echado que hubo, p. 1, 3.

81-10: debió de ser: cf. note debió de probar, p. 65, 5.

81-11: babuchero: closet? The babucha is a Moorish slipper.

82-1: viernes: Friday is the Mohammedan Sabbath.

82-2: Comisaría de los Santos Lugares: commission (for the maintenance, etc.)of holy places.

82-3: onzas de oro: the gold onza is worth about sixteen dollars.

82-4: en letra: (sc. de cambio) in (the form of) a draft.

82-5: lo del tesoro: the matter of the treasure.

82-6: a fe que: cf. note a fe que, p. 12, 6.

82-7: de a cuatro: this use of de a occurs in expressing the price or value per piece of merchandise, coins, etc.

82-8: guardárselas: to put them away. For se (+ el bolsillo) see note se la, p. 4, 6.

82-9: mientras tanto que: while. Tiempo, or rather, the notion of time, may be understood after tanto, which is in reality a neuter. Cf. en tanto que, p. 74, line 11, and en esto.

82-10: Tudela y González: in his or her full family name, the Spaniard joins the mother's family name to the father's with an (omissible) y.

82-11: Maestro de capilla: chapel-master (the musical director in a church).

82-12: Ceuta: a city in Africa opposite Gibraltar. It is still a Spanish possession.

82-13: sobrino político: nephew-in-law. The various relatives-in-law may all be indicated by analogous expressions, though specific names also exist in most cases.

83-1: en carta certificada: in a registered letter.

83-2: como no sea: unless it be, except.

83-3: Que estés mejor: cf. que... muera, p. 3, 6.

83-4: dolor de estómago: (usually: stomach-ache) stomachic disorder.

83-5: Escrita la carta: in the absolute construction, the favorite position for the participle is at the beginning of the phrase.

83-6: Encarnación: many Spanish proper names are derived from the mysteries of religion, as Dolores (Maria de los Dolores), etc.

83-7: meses mayores: the months just before harvest.

83-8: la de todos los días: your usual daily performance, i.e. chocolate that is not good.

83-9: Tarifa: the most southern and the most Moorish city of Spain.

84-1: Peñón: (sc. de Gibraltar) the Rock of Gibraltar. Peñón is an augmentative of peña.

84-2: Anghera, Benzú, Atlas: mountains of Africa, opposite Spain.

84-4: ¡Y vaya si es gorda!: and I tell you it's a long (lit. fat) one! For vaya cf. note vamos, p. 5, 11. For si cf. note si son de alegría, p. 4, 2.

84-5: ¡Hombre!: used here as a mere emotional interjection. Cf. note hombre, etc. p. 44, 2.

84-6: cata aquí: (equivalent to he aquí) behold, here is, this is, etc.

84-7: abencerraje: properly: a member of the princely Moorish family of the Abencerrajes. (Cf. note Aben-Humeya, p. 76, 5.) Translate: old heathen.

84-8: dicho esto: cf. note escrita la carta, p. 83, 5.

84-9: por sí propio: of its own accord.

84-10: gaditana: of Cádiz (Latin Gades). Cf. note bahía de Cádiz, p. 67, 2.

84-11: por más señas: cf. same note, p. 57, 2.

84-12: papelote: huge document.

84-13: En tanto que: cf. note mientras tanto que, p. 82, 9.

85-1: guardándose, etc.: cf. note guardárselas, p. 82, 8.

85-2: no se te olvide: cf. note se me ha olvidado, p. 51, 3.

85-3: ¡Que si tenemos hijos!: this may be rendered as an indirect question dependent on the verb pregunta (he asks) understood. In such cases the redundant que is generally used after the interrogative verb. Cf. note dices que cuándo, p. 5, 2.

85-4: zambombo, tonel, desagradecido: lout, wine-cask, ingrate.

85-5: Virgen de las Angustias: cf. the Latin: Mater Dolorosa.

85-6: tirando un pellizco: suddenly pinching.

86-1: plaza fuerte: stronghold. Ceuta is garrisoned by Spanish troops.


Idiomatic Commentary[edit]

(Review 148, 38, 41, 58, 35, 59).

170. Me lo dió de balde. — He gave it to me gratis.

171. Es hermosa, y rica por añadidura. — She is beautiful, and rich into the bargain.

(Review 138, 40, 28, 82, 12, 148).

172. ¿Tiene V. sueño? — Are you sleepy?

173. ¿Qué tiene V.? — What is the matter with you?

No tengo nada. — Nothing is the matter with me.

174. Sabe V. leer? — Do you know how to read?

(Review 132, 15, 52, 35, 110, 12).

175. Hace luna. — The moon shines.

176. Venga V. en cuanto amanezca. — Come as soon as day dawns.

(Review 159, 47, 66, 176, 73, 80).

177. Voy a casa de mi tío. — I am going to my uncle's house.

178. Mañana estará de vuelta. — He will be back to-morrow.

179. Vino el tal hombre. — The said man (or this same man) came.

(Review 14, 16, 104, 110, 39, 9).

180. Huele a hereje. — This smacks of heresy.

(Review 18, 144, 1, 30, 178, 88, 96).

(Review 122, 72, 80).

181. Echó al correo ambas cartas. — He mailed both letters.

182. Tomábamos el sol. — We were sunning ourselves.

(Review 15, 89, 6, 159, 40, 62, 135).

183. Tres años hace que reside aquí. — He has been living here for three years.

Tres años hacía que residía aquí. — He had been living here for three years.

184. No trató de hacerlo. — He did not try to do it.

(Review 16, 91, 66, 79, 72, 39, 47).

185. Se hizo soldado. — He became a soldier.

Hecho ya un hombre. — Having already become a man.

(Review 160, 8).


 

← Novelas Cortas 11 Novelas Cortas 12 Novelas Cortas 13 →